lunes, 19 de septiembre de 2016

Malas Hierbas? / Commelina robusta / Yerba de Santa Lucia



Desde que Sevilla dijo no al Glifosato (herbicida utilizado para matar las malas hierbas), hemos podido observar que alcorques, pavimentos, y jardines se llenan y desarrollan estas, diría yo que, mal denominadas malas hierbas, y digo mal denominadas ya que algunas de ellas sirvieron a nuestros antepasados, no sé si para curar, pero sí que en muchísimas ocasiones para mitigar diversos padecimientos

Es un buen ejemplo el Diente de león (Taraxacum officinalis. Weber) en cuya composición entran los hidratos de carbono, las vitaminas D y C, el beta caroteno, el potasio, flavonoides, ácido oleico y taninos y que durante siglos ha sido utilizado como sanador y preventivo de diversas enfermedades 

La industria farmacéutica ha sabido aprovechar durante tiempo estas propiedades que nos regala la naturaleza. Hoy desgraciadamente van por los sintéticos

No obstante, existe una vuelta al reconocimiento de estas propiedades. Quizás su mayor problema es que las cantidades beneficiosas que contienen se hallan en pequeñas dosis que bajo mi punto de vista sirven más bien como preventivos y a largo plazo, pero… ahí están

El que no se corten estas hierbas también nos ha servido a los que amamos las plantas a contemplar plantas que hace tiempo no veíamos y a descubrir otras que nos ofrecen gran belleza.

Sin salir de mi barriada en uno de los chalets de la calle Rafael Salgado pude plasmar la fotografía de esta planta, no sé cómo se llama, pero tiene una gran belleza, lo malo es que hay personas sin sensibilidad a estos seres y antes de que pudiera terminar de abrir sus flores y por supuesto de dar sus frutos ya alguien se había encargado de arrancarla, quizás le molestaba a pesar de estar en un rincón que no hacía daño a nadie.




Ante mi asombro en uno de los alcorques de la plaza de la misma denominación, Rafael Salgado, que por cierto en su día cobijo a un naranjo descubro en grupo de hierbas con una pequeña pero preciosa flor Azul, tampoco la conocía, pero he podido dar con su nombre, se denomina

COMMELINA ROBUSTA, Yerba de Santa Lucía



Pertenece a la familia de las comelináceas

nativa de Río de la Plata

Es una planta silvestre que alcanza una altura de unos 15 cm y que su hábitat suele ser las orillas de los ríos, donde aparece espontáneamente, tiene un tallo cilíndrico, carnoso, fuerte y liso, a veces erguidos, otras veces rastrero 

Hojas: con forma oval y base oblicua, puntiagudas y con el borde finamente dentado, 


Flores: en inflorescencias de dos, de color azul celeste, salen de una bolsita a modo de cartucho y poseen tres pétalos azules, aparentemente dos ya que el tercero es muy pequeño, numerosos estigmas amarillos y un estambre, es muy atractiva para las abejas que ayudan a su polinización 


Fruto pequeño, en capsula, allí se alojan sus tres semillas que son grisáceas 

Se reproduce por semillas y en ocasiones le vemos entrelazada con otras herbáceas 

Si el líquido mucilaginoso que podemos extraer de su tallo lo mezclamos con agua, nos ayudara a eliminar las manchas de la cara

Si efectuamos una decocción puede combar la disentería

En infusiones combate las oftalmias

Posee una acción diurética y ayuda en los casos de reumatismo, anginas, enfermedades del hígado y del baso, bronquitis asmática entre otras

De forma externa sus hojas frescas, si las convertimos en jugo, sirven para curar los herpes y pruritos t, en cataplasma, para aliviar las hemorroides

La homeopatía la utiliza para problemas de orina

También dada la sutil belleza de su flor se utiliza como ornamental, sobre todo en arriates y bordes de maceta





Esta planta la primera vez que la vi fue en los jardines de la Escuela de jardinería ubicada en el que fue Pabellón de Telefónica en la Expo´29, de momento no conseguí su información, ha sido cuando la he descubierto en un alcorque en mi plaza cuando ha vuelto a despertar mi interés y he conseguido localizarla, no sé cómo ha llegado allí pues he recorrido la barriada y no la he localizado en ningún sitio más, pero bienvenida sea

   

fuentes consultadas:  Flora mesoamericana