sábado, 19 de enero de 2013

margaritero / Montanoa bipinnatifida / Margarita arborea

 
 


Familia: Asteráceas
Originario de México
Es un arbolito o arbusto ornamental que puede llegar a los 10-12 m de altura. su copa está formada por numerosas ramitas que brotan desde la base de su tronco, su corteza es lisa de color verde grisáceo. Generalmente suelen crecer en grupo
Hojas, perennes y simples, grandes  entre 30-50 cm de longitud, lobuladas, con 8-10 lóbulos, levemente dentadas, opuestas, pecioladas,  de color verde grisáceo, el envés algo pubescente
 
 
Flores hermafroditas agrupadas en panojas, con numerosas cabezuelas, son margaritas grandes, de ahí su nombre de margaritero, cada flor está formada por un capítulo (inflorescencia de flores sentadas sobre un receptáculo  rodeado por brácteas  que forman un involucro, es una característica de la familia Asteraceae) florece sobre el mes de diciembre


 
 
 

Fruto. Aquenio que no se abre, en su interior contiene una sola semilla ovalada
En su lugar de origen se encuentra  en barrancos, orillas de caminos y  bosques.
Fue descrita por el botánico Kunth
Montanoa puede referirse a su hábitat típico, y bipinnatifida indica dos veces dividida
Es una planta visitada no solo por las abejas a las que les encanta sino por todo tipo de insectos polinizadores
Está considerada como una alternativa floral para los apicultores y meliponicultores por ser una fuente de polen y néctar en los meses de bajas temperaturas
Por  la familia a la que pertenece, podría poseer propiedades medicinales, aunque parece ser que  no se conocen.
Se reproduce fácilmente por esquejes y es una planta que embellece el espacio en que se encuentra
Le van mal las heladas, necesitando un sitio con sol y  abrigo 
En los Jardines del Alcázar  hay unos bellos ejemplares, también en los jardines de Murillo, y en el Parque de María luisa y jardines de las Delicias,
La Asociación de los Amigos de los Jardines de la Oliva, plantaron  un margaritero en el Centro Cívico “Esqueleto” en el 2009 
Algunos la denominan vulgarmente como  Aralia de flor
 
 
 
 
 
¿Recuerdas que querías ser una Margarita
Gautier? Fijo en mi mente tu extraño rostro está,
cuando cenamos juntos, en la primera cita,
en una noche alegre que nunca volverá.

Tus labios escarlatas de púrpura maldita
sorbían el champaña del fino baccarat;
tus dedos deshojaban la blanca margarita,
«Sí... no... sí... no...» ¡y sabías que te adoraba ya!

Después, ¡oh flor de Histeria! llorabas y reías;
tus besos y tus lágrimas tuve en mi boca yo;
tus risas, tus fragancias, tus quejas, eran mías.

                               Y en una tarde triste de los más dulces días,
                                 la Muerte, la celosa, por ver si me querías,
                                ¡como a una margarita de amor, te deshojó!
                                                                                                                         Rubén Dario